Skip to content


experiencia

Enviado por Barcelonina (como familiar), El mes pasado.

He leído con mucho interés algunas de las historias de la Web; me parecen muy interesantes, aunque me ha impresionado especialmente la enviada por Anna. Mi solidaridad con ella.

Esta historia y la otra enviada por Angi, me han recordado un hecho similar que me pasó hace años, aunque no tan grave, pero lo explico para constatar que es algo que no se ha solucionado y para que los hospitales o quién corresponda, tomen medidas. Me parece una cuestión de voluntad.

Acompañaba a mi hijo, casi un bebé aún, al servicio de radiología de un hospital. Tenían que hacerle una placa. Éramos los únicos en la sala de espeera y cuando nos llamaron, el niño quería que yo lo acompañara, pero resulta que las normas lo prohibían. ¿Por qué?, se me ocurrió preguntar. Pues porque hay mucha gente y sería imposible trabajar si permitiéramos la entrada de acompañantes. Bien, es razonable, le contesté, pero en este momento no hay nadie, estamos solos y el niño está llorando. Es mejor para todos que yo le acompañe, al menos hasta la puerta de entrada en la sala de radiología: él estará relajado, le podrá hacer la placa mejor y yo también me quedaré más tranquila. Fue imposible. Un muro es un muro y aquello era cemento puro, así que el niño se fue berreando, la Sra. con cara de mala leche y yo...ni os cuento.

Service icon  Acerca de : Hospital del Mar

Compartir

Volver

Ayuda

¿Tiene alguna experiencia sobre este servicio ?

Si la tiene, comparta su historia con nosotros. Clique el botón de arriba para empezar.

Ver cómo se está valorando un servicio.

Haga click sobre el nombre del servicio debajo de la historia.

¿Leer historias?

Haga click en el título de una opinión, o sobre una palabra para ver más opiniones sobre el mismo tema.




Mejoramos nuestro Sistema de Salud